Inicio Lenguaje ¿Cómo identificar si tu hijo tiene problemas de lenguaje?

¿Cómo identificar si tu hijo tiene problemas de lenguaje?

496
0
Boxies Toys Juguetes para niños

Los padres de familia recurrentemente comparan el desarrollo de sus hijos frente a otros de la misma edad generando, en algunos casos, preocupación por no ubicarlos al nivel de los otros. En el tema del lenguaje esta situación es una constante.

Pero, ¿sabías que 1 de cada 20 niños en el mundo presenta algún tipo de trastorno de lenguaje? En México es el 7% que padece estas alteraciones, según un reporte de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que señala que los problemas no solamente son articulatorios, sino que implican la comprensión de las cosas y comunicación con los demás.

De acuerdo con la Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición, los problemas que un niño puede presentar son:

  • Mala articulación: Es la dificultad para producir sílabas.
  • Poca fluidez del habla: Es cuando el habla se interrumpe por pausas anormales (un ejemplo de este mal es la tartamudez).
  • Trastornos de la voz: Se trata de la incapacidad para modular el tono, volumen o calidad de tos.
  • Disfagia oral: Es la dificultad de comer.

Las etapas en que los niños desarrollan el habla y el lenguaje son las mismas, pero puede variar de forma considerable las edades en las que las manifiestan. Según el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés), estas son las actividades que debe realizar según su edad:

De 0 a 12 meses: Balbuceo, entonaciones distintas y la articulación de palabras como “mamá” o “papá”. Los bebés comienzan a reconocer los nombres de objetos.

De 12 a 15 meses: Imitan sonidos y balbucean con sonidos en donde usan las letras p, b, m, d, o n. Comienzan a seguir instrucciones sencillas.

De 18 a los 24 meses: Son capaces de decir unas 20 palabras (a los 18 meses) y 50 (alrededor de los 24 meses). Comienzan a combinar palabras y reconocen algunas partes de su cuerpo.

De 2 a 3 años: El vocabulario del niño aumenta y desarrolla frases más largas. Identifican colores y conceptos descriptivos.

La estimulación de los padres es indispensable para que los niños realicen estas actividades y continúen su desarrollo. Por lo que es muy importante estar atentos a las siguientes señales:

  1. Repite frases una y otra vez al hablar.
  2. Habla poco.
  3. No le interesa interactuar con niños de su edad.
  4. No puede entender la información que le proporcionan. Tiene un vocabulario muy limitado en comparación a otros niños de su edad.

Hay actividades que te recomendamos hacer para reforzar su desarrollo:

  • Canta con él

Diariamente pasa media hora cantando canciones que vayan de acuerdo a su edad y en las que él participe. Esta actividad aumentará su biblioteca de palabras, desarrollará el oído y creará un vínculo entre ambos.

  • Identifiquen los colores juntos

Una cosa infalible para los niños es ¡jugar con los colores! Usa tarjetas coloridas o con ilustraciones que muestren diferentes objetos. Interactúen juntos: pregunta qué partes del dibujo o colores puede identificar.

  • Dale tiempo para que se exprese

Conforme inicie su reconocimiento del mundo, tu hijo buscará expresarse e incluso hacer preguntas. Dale el tiempo necesario para que él te diga las cosas sin prisas. Escúchalo y apóyalo corrigiendo sus palabras cuando sea necesario.

  • Enseñarle los números

El reconocimiento de los números es básico para tener un buen inicio en matemáticas y aprender a contar. Busca tarjetas u objetos con números para iniciar el juego.

#BOXIESTIP

Aprovecha la etapa en que está tu bebé para que haga diferentes entonaciones y articule palabras con base en la repetición de vocablos; impúlsalo a que comience a combinar sonidos y haz que aprenda día con día los nombres de diferentes colores y cosas. Convierte ese momento en una experiencia divertida con Alpha Box.

FUENTES: Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, Academia Americana de Pediatría, Biblioteca Nacional de Medicina de EU.

Comentarios